Ayer fue 24 de Mayo, ayer hubo elecciones autonómicas y municipales en casi toda España, ayer fue un día raro.

Me explico y pongo la cosa un poco en situación:

Cuando nació el #15M, mucha gente nos preguntaba a que venía todo aquello puesto que no íbamos a poder cambiar nada, casi todos contestábamos que cabía esa posibilidad, pero lo que ya no cabía era la opción de callarse y conformarse, casi todos contestábamos que el simple hecho de dar la cara, asumir nuestra dejadez hasta entonces, nuestras responsabilidades y empezar a hacer algo, a pedir explicaciones tenía que funcionar, que la gente lo entendería, aceptábamos que para ello la sociedad tenía que madurar y que aún nadie sabía como conseguirlo, pero había que hacer algo, las sensaciones hasta entonces en la sociedad eran de tristeza y de que todas la luchas estaban perdidas… Recuerdo una frase en Sol que ojalá nunca llegue a olvidar, un amigo de un amigo nos decía: “No os dejarán, solo conseguiréis que os partan la cara y nadie os seguirá…”, era algo que muchos pensaban que podía pasar, pero la respuesta de mi amigo tampoco dejó lugar a la duda: “Y sin embargo, alguien tiene que ser el primero, así los siguientes ya sabrán cual es el camino…”.

Desde entonces es algo que he repetido muchas veces y a mucha gente, muchos de los que estuvieron allí, casi todos mucho mas tiempo que yo, ya tenían la piel relativamente curtida en algunas batallas anteriores, otros se curtieron a marchas forzadas, bien en redes bien en la propia calle pero ninguno dio un paso atrás, había que demostrar que la cosa iba en serio aunque fueran los siguientes los que, tiempo mas tarde, anduviesen ese camino. Y todo ello solo con palabras y muchos hechos, rechazando en todo momento la violencia que solo hubiera conseguido encerrarnos en un círculo vicioso de la que no se puede salir. Sin embargo nunca tuvimos muy claro cuando podía esto dar sus frutos, nunca sabíamos cuando la gente podía responder, o quizás, cuanta gente era necesaria para llegar al cambio, cual sería la masa crítica o el indice de cabreo necesario, ¿hasta donde nos podían ningunear?…

Como ya dije, ayer tuvieron lugar las elecciones del 24M del 2015 y reconozco que por una vez tuve la sensación de que el mundo podía tener remedio después de todo. Y todo cambió.

El desprecio a la sociedad por parte de nuestros propios representantes durante estos últimos cuatro años ha sido evidente, la manida austeridad la han pagado los mismos de siempre mientras políticos y empresas mantenían o aumentaban beneficios, nos han ido “rateando” (o detrayendo, como gustan algunos en decir) la sanidad y la educación pública mientras se aumentaban presupuestos para sanidad y educación privadas, hemos podido ver como ellos medraban mientras apretaban nuestros cinturones… incluso como nos insultaban y menospreciaban públicamente en sus medios de comunicación.

Si, todos nosotros lo hemos visto, pero lo que también vimos, y ellos no vieron, fue como iba calando en la sociedad esa sensación de impotencia primero, de ver los abusos y de empezar a concienciarse de que esto necesitaba un cambio, la gente empezó a participar y aprender, a escuchar y opinar hasta que se dieron cuenta de que había muchas cosas que se podían organizar sin su ayuda, y trascendió la plaza y llegaron las mareas y llenaron los barrios y ya fueron miles, y un día llegaron a millones los simpatizantes que habían decidido hacer alguna cosa que ellos mismos creyeron correcto, que crearon y llevaron a termino… El típico “Como no sabían que era imposible, lo hicieron”. Sin embargo ellos no lo vieron y siguieron tratando de acallar voces sin darse cuenta de que ya todos hablábamos bajito, en cercano, pues ya hablabamos entre nosotros y no para la galería.

Y por aquel entonces, sin ellos darse cuenta llegaron las elecciones, y hoy aún se preguntan que es lo que ha pasado, donde están sus mayorías y quien es esa gente que se va a sentar en sus sillones… que les han pasado por encima…

Puede que esto no se consolide, puede que no haga falta, que entiendan que ya todo ha cambiado y se plieguen a lo que se les ha estado pidiendo durante años, pero señores, no se hagan líos, esto era evidente, necesario e inevitable, el pueblo ha hablado con voz fuerte y clara por primera vez, puede volver a hacerlo si es necesario, ya tiene voz y sabe usarla, y por si aún no lo han entendido os lo pongo en mayúsculas para que no haya dudas:

“PRIMER AVISO”.

Javier Fernández
@javifpineiro
Vivi